Abogado delitos económicos en Madrid

Los delitos económicos en Madrid, presentan desafíos significativos para la seguridad y la estabilidad económica. La capital de España, con su próspera actividad empresarial y financiera, no es inmune a esta problemática. Los delitos económicos abarcan una amplia gama de actividades ilícitas, desde el hurto o la evasión fiscal hasta el blanqueo de dinero y la corrupción corporativa. En nuestro despacho de abogados penalista encontrará un equipo multidisciplinar de abogados especialistas en derecho penal con más de dos décadas de experiencia. Le ofrecemos la cobertura íntegra de su caso, que puede abarcar la presentación y recogida, en su nombre, de toda clase de documentación, de modo que usted no tenga que ocuparse de nada.

¿Qué son los delitos económicos?

Los delitos económicos o socioeconómicos son aquellos legislados por el Título XIII del Código Penal que tienen como objetivo principal proteger el orden económico, ya sea como el bien jurídico principal sujeto a protección penal o como un interés indirecto. Esto no implica necesariamente que constituyan un área separada o distinta del Derecho Penal convencional, sino que las infracciones que los conforman suelen estar relacionadas con la actividad económica. Es importante destacar que, además de los delitos económicos, existen otros tipos de infracciones similares, como los delitos patrimoniales, que también pueden afectar a intereses económicos que trascienden a nivel colectivo y que, asimismo, pueden ocurrir en el ámbito empresarial. Ejemplos de estos incluyen estafas o apropiaciones indebidas, entre otros.

Tipos de delitos económicos en Madrid

El Derecho Penal Económico y Empresarial abarca diversos tipos de infracciones que pueden ocurrir y/o afectar a las organizaciones, tales como:
  • Delitos contra el mercado y los consumidores: En este conjunto de delitos, generalmente económicos, se incluyen prácticas como la publicidad engañosa, la revelación de secretos comerciales o la manipulación de los precios o el funcionamiento del mercado.
  • Delitos contra la Hacienda Pública o la Seguridad Social: Estos delitos económicos implican defraudar a la Seguridad Social o a las entidades tributarias estatales, autonómicas, forales o locales mediante acciones u omisiones que eluden el pago de cuotas de la Seguridad Social, impuestos, cantidades retenidas o que debían retenerse, o ingresos a cuenta. Esto conduce a obtener devoluciones indebidas o beneficios fiscales no justificados, siempre que el monto supere los 120.000 euros.
  • Delitos de corrupción entre particulares o en los negocios: Estos son comportamientos que perturban el correcto funcionamiento del libre mercado y, por ende, afectan a la economía de mercado. Uno de los ejemplos más destacados es el soborno entre particulares.
  • Delitos societarios: Estos delitos económicos y/o patrimoniales en el contexto empresarial involucran acciones como el abuso de poder, la deslealtad hacia la entidad, los socios o terceros, o la manipulación fraudulenta de la documentación de las empresas. Esta categoría incluye desde delitos de falsificación de documentos societarios, como la alteración de las cuentas anuales u otros documentos que reflejan la situación jurídica o económica de la empresa, hasta delitos relacionados con la imposición de acuerdos perjudiciales, la denegación de derechos a los socios y la obstrucción de las actividades de inspección y supervisión.

¿Cuáles son los delitos económicos más comunes?

  • El hurto
  • El robo
  • El robo y hurto de uso de vehículos
  • La extorsión
  • La usurpación
  • La estafa
  • La apropiación indebida
  • Las defraudaciones del fluido eléctrico y análogas
  • Insolvencias punibles
  • Alteración de precios en concursos y subastas públicas
  • Daños
  • Delitos relativos a la propiedad intelectual e industrial
  • Delitos relativos al mercado y los consumidores
  • Responsabilidad penal de las personas jurídicas en los delitos relativos a la propiedad intelectual e industrial, al mercado y a los consumidores
  • Delitos de corrupción en los negocios
  • Sustracción de cosa propia a su utilidad social o cultural
  • Delitos societarios
  • Delitos de frustración de la ejecución cometidos por persona jurídica
  • Delito de alzamiento de bienes
  • Delito de ocultación de bienes
  • Delito de uso no autorizado por el depositario de bienes embargados
  • Receptación y blanqueo de capitales
  • Prevención del blanqueo de capitales y financiación del terrorismo
  • Responsabilidad penal de las personas jurídicas por blanqueo de capitales y financiación del terrorismo

Sanciones y consecuencias penales por delitos económicos en Madrid

Evidentemente son muchos los actos ilícitos recogidos dentro de los delitos económicos, cada uno con sus particularidades y con sus sanciones, por lo que generalizar o mencionarlas todas se hace algo extremadamente complejo. No obstante, se puede estimar que las multas por delito económico más habituales rondan los seis a veinticuatro meses, mientras que las penas de privación de libertad pueden llegar a alcanzar hasta 20 años. Además, en algunos casos se pueden exigir otro tipo de responsabilidades para los infractores:
  • Inhabilitación profesional: es posible que aquellos que cometan algunas infracciones podrían enfrentar la revocación de su capacidad para desempeñar ciertas labores en el ámbito profesional o empresarial, tales como liderar organizaciones o desempeñar cargos en el sector público.
  • Reposiciones: pueden ser en forma de indemnizaciones a la víctima o de la obligación de devolverle los bienes sustraídos.
  • Decomisos de bienes: los activos obtenidos a través de la perpetración de delitos financieros pueden ser confiscados por las entidades gubernamentales y dirigidos hacia objetivos de utilidad pública o para compensar los perjuicios ocasionados a las personas afectadas.

Diferencia entre robo y hurto

A pesar de que en su esencia ambos actos involucran la apropiación de propiedad ajena, las distinciones legales y las consecuencias legales varían según la forma en que se lleven a cabo. En el caso del hurto, ocurre cuando se realiza la apropiación sin recurrir a la violencia, intimidación o fuerza contra personas o cosas. No obstante, se deben considerar tres categorías de hurto:
  1. El hurto simple se produce cuando el valor de lo sustraído es inferior a 400 euros.
  2. El hurto básico, por otro lado, se aplica cuando el valor alcanza o supera los 400 euros.
  3. El hurto agravado, por su parte, se configura cuando los objetos sustraídos poseen una protección especial en virtud de su valor histórico, artístico, científico, etc., independientemente de su valor económico.
Por otro lado, el delito de robo se produce cuando se utiliza fuerza sobre las cosas o se recurre a la violencia o intimidación contra personas. Esta diferencia distingue entre los dos tipos de delitos de robo y, al mismo tiempo, determina la gravedad de las sanciones, generalmente más severas cuando se comete un robo con violencia o intimidación hacia las víctimas.

El fraude y la estafa

Las estafas y los fraudes son dos de los delitos más comunes que se cometen a nivel global. Consisten en crear artificios y engaños diseñados con el propósito de obtener beneficios económicos o recursos de una persona o entidad. A pesar de su constante evolución hacia formas más elaboradas, la esencia de estos engaños suele mantenerse constante a lo largo del tiempo: a partir de la emisión de información falsa, el perpetrador logra adquirir dinero u otros activos valiosos de su víctima. El fraude constituye una infracción en la cual se manipula de manera engañosa a una entidad o individuo legítimo con el fin de obtener de manera ilícita un provecho de carácter económico o material. Este engaño puede manifestarse mediante declaraciones falsas o la omisión intencionada de información relevante. Una estafa, sin embargo, es una conducta que implica la obtención de un beneficio, típicamente de naturaleza económica, mediante un engaño cuidadosamente diseñado. El estafador establece una entidad ilegítima que aparenta ser legítima, con el propósito de generar confianza entre sus posibles víctimas y persuadirlas para que le entreguen dinero u otros activos valiosos.

Blanqueo de capitales

Uno de los delitos económicos que más preocupa a las autoridades de todo el mundo es el blanqueo de capitales. El lavado de dinero implica el proceso de ocultar o disfrazar el origen de ganancias adquiridas de manera ilegal, de manera que den la impresión de ser generadas a partir de actividades legítimas. Suele formar parte de otros delitos graves, como el tráfico de sustancias ilícitas, el trafico de armas ilegal, la prostitución y delitos de trata, incluso robos o secuestros.

Nuestras garantías

Estudio forense pericial

Honorarios a porcentaje

Primera consulta gratuita

Compartir
Contactar por Whatsapp

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies