Categorías: General

Las funciones de un abogado penalista

Dentro de la abogacía, existen una gran cantidad de ramas legales. El derecho penal es aquel que se encarga de los asuntos más graves con respecto a la conducta de una persona. Históricamente, su finalidad era la de ultima ratio, es decir, el medio a usar como última solución a un problema. Hoy en día, debido a la existencia en España de un modelo más retribucionista que resocializador, las penas privativas de libertad son más frecuentes. A continuación detallaremos cuáles son las funciones de un abogado penalista, así como la necesidad de contar con su representación en los tribunales.

Por ello, a continuación, explicaremos las diferentes funciones de un abogado penalista en lo que se refiere a la defensa o acusación de su cliente.

¿Cuáles son las funciones de un abogado penalista?

En primer lugar, su forma de abordar una problemática diferirá en base al rol que deba desempeñar. Ello quiere decir que si su cliente es acusado por un delito será diferente a si es la víctima de una vulneración de bienes jurídicos. Aun así, siempre habrá funciones que todo abogado desempeñará en la defensa de los intereses de su cliente.

Primordialmente, tienen que representar a su cliente ante los tribunales de justicia, así como llevar la defensa de los intereses del mismo. Para ello, asesoran a cualquier persona, sea física o jurídica, para aplicar la mejor solución al problema que se le presenta. Así, su labor es completamente relevante en todo el proceso penal, de principio a fin.

Serán los encargados de guiar a su representado tanto en sus declaraciones como en cualquier comparecencia que deba hacer. En dichas situaciones, aconsejará sobre cuál es la mejor alternativa a corto y largo plazo, instando a guardar silencio si fuera necesario. El asesoramiento no quedará solo en una simple recomendación, sino que se evaluarán las ventajas e inconvenientes de tomar una decisión en particular.

Los abogados penalistas son expertos en abordar un problema desde diferentes perspectivas

Una vez estudiado el asunto y a partir de la lectura de los hechos, marcará las pautas necesarias para guiar la acusación o la defensa hacía un resultado lo más beneficioso posible para su cliente. Una estrategia que mantendrá siempre y cuando surta efecto. En los supuestos en los que sea necesario cambiar de estrategia por el devenir de los acontecimientos, establecerá una forma distinta de abordar las fases del procedimiento penal restantes.

Durante el proceso penal, se asegurará de crear una base sólida que impulse la cuartada de su cliente. Para ello, puede indagar y recolectar la mayor cantidad de evidencias que presentar como pruebas en el juicio. Siempre partiendo de la idea de no sobrecargar el procedimiento, pudiendo hacer que pierda credibilidad. Por otro lado, un abogado penalista debe trabajar con los testigos y peritos para abordar de mejor forma el caso que se contempla.

A la par que realiza este tipo de labores, en las funciones del abogado penalista se encuentran también el procurar que tanto el abogado de la parte contraria como los magistrados respeten sus derechos y libertades fundamentales. No permitiendo que se ponga entredicho su presunción de inocencia hasta que se declare lo contrario. Asimismo, velará por el bien superior de su representado, instando a los jueces y partes a cumplir con los procedimientos judiciales correctamente. Además, informará al acusado o víctima sobre los derechos constitucionales que le corresponden y cuando puede o no debe hacer uso de los mismos.

Por último, debido al artículo 31 bis del Código Penal Español, las personas jurídicas pueden ostentar responsabilidad penal de un ilícito. Por ello, un abogado especializado puede aconsejar a cualquier entidad para establecer un programa de prevención de delitos. Una forma de evadir esta autoría si se toman las medidas oportunas y suficientes para evitarlo.

Interposición de recursos por parte de un abogado penalista

Existen ciertos casos en los que un abogado penalista debe plantear un recurso. Para entender mejor su planteamiento se separan en dos categorías: recursos devolutivos y no devolutivos.

Los recursos no devolutivos serán resueltos por el mismo órgano que ha planteado el problema. Algo que, a simple vista, pareciera irracional por lo que supone. Aun así, existirían dos actuaciones concretas: el recurso de reforma y el de súplica.

El recurso de reforma está pensado para ir contra los autos y providencias que emiten los jueces de Instrucción o de lo Penal. En cambio, el recurso de súplica tiene la única diferencia de que va en contra de órganos colegiados o Tribunales (formados por más de un juez).

Cuando estas actuaciones fallan, se recurre a los recursos devolutivos, aquellos que van destinados a órganos superiores al que dictó el auto o providencia. Serían el de apelación, queja y casación. A diferencia de los dos primeros, el recurso de casación suele estar pensado para interponerlo ante el Tribunal Supremo. Su finalidad es anular una sentencia injusta (porque en otros casos se haya resuelto diferente para un supuesto similar) o que va en contra de derechos o leyes.

¿Cuándo se necesita contratar un abogado penalista?

A diferencia de muchas opiniones sociales, el abogado penalista va más allá del estereotipo que le ensombrece. No es un profesional que solo trate casos extremadamente graves como homicidios, violaciones o crímenes humanitarios (terrorismo, lesa humanidad…). Los abogados penalistas tienen encomendados todos los casos de delitos provenientes del Código Penal.

Es erróneo pensar esto. Más cuando la mayor parte de la población reclusa son personas pobres que han cometido delitos contra el patrimonio. Por ello, es importante tener en cuenta que el especialista correcto para tratar cualquier delito es el abogado penalista y no otro. Así, siempre que se esté ante un proceso penal o se quiera presentar un recurso, se necesitará del asesoramiento y representación de un abogado penalista.

Si bien cualquier abogado puede desempeñar las funciones citadas anteriormente, lo más recomendable es buscar al más idóneo para el trabajo. Un abogado penalista solventará de mejor forma cualquier problemática que se le presente a su cliente. La experiencia lo dice todo.

El bufete Abogados Delitos tiene gran experiencia abordando delitos muy variados. Sobre todo, aquellos relacionados con casos de seguridad vial, lesiones, contra la libertad y el patrimonio. Contacte con nosotros sin compromiso, estaremos encantados de atenderle.

Compartir

Entradas recientes

Responsabilidad criminal: en qué consiste y fundamentos

Responsabilidad criminal es el deber jurídico que se impone a un individuo como consecuencia de… Leer más

hace % días

Diferencias entre delito de homicidio y asesinato

Entre el delito de homicidio y el de asesinato existen multitud de diferencias. Para entenderlo… Leer más

hace % días

Atenuantes en un delito por conducción temeraria

Actualmente, no existe un gran repertorio de posibilidades que puedan funcionar como atenuantes en un… Leer más

hace % días

Nueva ley de libertad sexual: la ley del solo si es si

Por primera vez en la historia legal de España se constituye una ley de libertad… Leer más

hace % días

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies