Categorías: Delitos de lesiones

Qué es el delito de homicidio por imprudencia: tipos regulación y penas

La convivencia pacífica y segura debe ser una garantía para el ser humano.

La vida es un derecho tajantemente reconocido a todas las personas y así lo proclama el artículo 15 de la Constitución Española. Por eso, la vida es un bien jurídico que se traslada a la esfera de lo penal y ha de ser protegida en cuanto pueda entrar en peligro.

El homicidio es uno de los delitos que atentan directamente contra la vida. En este artículo le ayudaremos a conocer en qué consiste y cómo la regula nuestra legislación.

Qué es el homicidio y sus tipos

La palabra “homicidio” se usa en un sentido amplio para hablar de la muerte de alguien a manos de otro y básicamente podemos clasificarlos en dos grandes grupos: los homicidios que se cometen con intención, regulados en el artículo 138 del Código Penal; y los homicidios que, por el contrario, se cometen de forma imprudente, es decir, el homicidio por imprudencia, cuya tipificación la encontramos en el artículo 142 de dicho Código y del que vamos a hablar con mayor profundidad para hacerlo más comprensible.

Qué es el homicidio por imprudencia

Nuestro Código Penal dice que “el que por imprudencia grave causare la muerte de otro, será castigado, como reo de homicidio imprudente, con la pena de prisión de uno a cuatro años”.

No es por una redacción muy moderna por lo que destaca nuestro Código Penal, por lo que vamos a explicar sencillamente estas líneas. Así, en el delito de homicidio por imprudencia, tenemos:

  • Un sujeto vivo, cualquier persona, físicamente considerada resulta muerta.
  • Un sujeto vivo, cualquier persona, mata a otra persona o crea un riesgo o hace una acción que conduce a la muerte de una persona

Vamos a entender “matar” como eliminar la vida, causar la muerte efectiva de la otra persona. Si no se obtiene ese resultado de muerte, se provocan unas lesiones, y eso llevaría a movernos en el ámbito del delito de lesiones y no en el de homicidio.

Siguiendo nuestro análisis, la muerte debe ser causada de forma imprudente. Es decir, la muerte se ha provocado, ha sucedido, pero la muerte no era el objetivo. Ese es un dato fundamental, pues si el objetivo de una persona es matar a otra, nos moveríamos en el ámbito de un asesinato.

Las leyes no son suficientemente claras al definir este concepto, así que la doctrina penal (los jueces a partir de sus leyes, los profesores expertos en Derecho Penal) establecen hoy la teoría de la imputación objetiva para determinar si la muerte fue o no causada por una persona.

También es posible que tenga lugar el homicidio imprudente a causa de no haber podido evitar una muerte (legalmente conocido como muerte por omisión y que trataremos en un apartado independiente por ser un tanto más complejo).

Homicidio por imprudencia en los accidentes de tráfico

Estadísticamente, es dentro del mundo del tráfico y del automovilismo donde se producen el mayor número de homicidios imprudentes.

Por eso, vamos a ver unas claves que nos ayudarán a determinar cuándo podemos excluir la imprudencia en los accidentes de tráfico (aunque siempre hay que analizar caso por caso):

  • Clave del riesgo no permitido: imagina que vas conduciendo a gran velocidad y atropellas a una persona que ha cruzado alocadamente sin mirar. Esta acción no es una imprudencia por tu parte.
  • Clave de la consecuencia directa de la acción peligrosa de otro: imagina ahora que frenaste violentamente en un paso de peatones. Una señora que iba a la compra resulta asustada, pero nada más y seguiste tu camino. Esta señora se quedó en mitad de la carretera, gritando tu mala actitud y fue atropellada por otro vehículo. Tú no eres el causante de ese homicidio.
  • Clave de la exposición voluntaria: imagina que atropellas a alguien que se arroja de un coche en marcha.

Cuales son los tipos de homicidio por imprudencia

El Código Penal regula dos tipos de homicidio imprudente: 

Homicidio imprudente grave

El que causa la muerte de una persona sin tener en cuenta las precauciones y los deberes elementales que lo hubieran podido prevenir (Artículo 142.1. CP).

A su vez, se calificará en dos subgrupos, según el número de fallecidos que se produzcan (influirá en la pena que se aplique posteriormente, a criterio del juez):

  • Homicidio por imprudencia grave agravado: casos en que hay muerte de dos o más personas o una muerte y varios heridos.
  • Homicidio imprudente grave superagravado: muerte de muchas personas.

Homicidio imprudente menos grave

La norma de conducta que se infringe no es elemental (142.2. CP.).

El fin de establecer estas clasificaciones, aunque parezcan abstractas y complicadas, no es otro que el juez tenga un margen para valorar los casos concretos y, en su virtud, fijar una pena más o menos alta según la gravedad que estime. 

Regulación del homicidio imprudente

Para que nos movamos en el ámbito de una muerte causada por imprudencia, deben cumplirse las siguientes tres premisas que extraemos de su regulación:

  1. No haber intención de matar (dolo): no se exige conocimiento y voluntad de realizar el resultado, es decir, no saber que se ha matado ni querer provocar esa muerte.
  2. Que esa muerte haya sido previsible; aunque no quisiera causarla, sí sabe que su conducta peligrosa podría llegar a causar una muerte. De no ser así, nos moveríamos dentro del ámbito de los casos fortuitos.
  3. Que hubiera podido evitar la muerte y no lo ha hecho: si aun actuando de otro modo, no la hubiera podido evitar, nos estaríamos moviendo dentro de un caso de fuerza mayor.

Especial atención al homicidio imprudente por omisión. La omisión del deber de socorro en carretera

La comisión del homicidio imprudente por omisión ha sido muy discutida por la jurisdicción penal y en numerosas sentencias de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, por ser una cuestión un tanto polémica y compleja.

Por intentar simplificar, podemos decir que habrá homicidio imprudente por omisión si el supuesto actor del delito tenía una posición en la que, pudiendo actuar voluntariamente para evitar la muerte, no lo hizo, lo evitó o dificultó su realización.

Quede claro que el sujeto sabe que es algo que tiene que hacer y no hace. Si no lo supiera, nos moveríamos en el ámbito de las imprudencias.

Hay que tener en cuenta que su omisión, lo que no hizo, debe ser causa directa del resultado muerte.

Ejemplo: tras un atropello, el conductor sabe que ha dejado un herido y, sin embargo, huye del lugar sin llamar siquiera a un equipo de emergencias.

Cuál es la pena por homicidio imprudente

De modo general, el homicidio imprudente acarrea una pena de prisión de uno a cuatro años. Como nos ha quedado claro, el resultado de este delito siempre es la muerte de otra persona. Así que, imponer una u otra pena dependerá de la gravedad de la imprudencia que se cometa, a lo que el juez convenga:

  • Homicidio imprudente grave: pena de prisión de uno a cuatro años.
  • Homicidio imprudente grave agravado: pena de cuatro (y un día) a seis años.
  • Homicidio imprudente grave superagravado: pena de seis (y un día) a nueve años. Esta pena viene reforzada por el nuevo artículo 142 bis del Código Penal que introduce los llamados hechos con notoria gravedad. En 2019 se añadió mediante Ley Orgánica y tiene en cuenta el incremento de los delitos imprudentes contra peatones y ciclistas y su repercusión social, que se veían desamparados con la decimonónica legislación del Código con penas que resultaban irrisorias para las víctimas (y sus familiares).

En los casos de homicidio con imprudencia menos grave, la pena será de multa de tres a dieciocho meses e incluso, si se trata de imprudencia leve, se dará la falta prevista en el artículo 621, castigada con pena de multa de uno a dos meses.

Medidas especiales que se toman junto a las penas

  • Para los casos en los que el homicidio se hubiera cometido utilizando un vehículo a motor, un ciclomotor o un arma de fuego, se impondrá además la correspondiente retirada de carnet o permiso:
    • Mediante uso vehículo a motor: privación del carnet de conducir de uno a seis años (con imprudencia grave) o de tres a dieciocho meses (con imprudencia menos grave).
    • Mediante uso de armas de fuego: privación del derecho al porte o tenencia de armas de uno a seis años (con imprudencia grave) o de tres a dieciocho meses (con imprudencia menos grave).
  • En los supuestos en los que se ha llevado a cabo en el ejercicio de una profesión (pensemos, por ejemplo, en el caso de las negligencias médicas o en el lugar de trabajo), conllevará la inhabilitación para su ejercicio, por período de tres a seis años, y no se sancionará cuando la imprudencia sea de menor gravedad.

Llegados a este punto, hemos conseguido familiarizarnos con la figura del homicidio imprudente: su definición, la pena que conlleva, y cómo lo regula nuestro Código Penal hoy en día.

Si se encuentra en una situación similar, en Rodriguez Escudero Abogados estamos su disposición para aclarar todas las dudas que puedan surgir.

Entradas recientes

El delito leve de hurto

Si algo caracteriza nuestro ordenamiento jurídico es que cuenta con un gran catálogo de… Leer más

hace % días

El delito leve de amenazas

En nuestra norma penal se contemplan una gran variedad de delitos leves. Estos representan la… Leer más

hace % días

Delito de lesiones por imprudencia grave y menos grave

Las lesiones imprudentes son un tipo de lesiones producidas por una conducta que no es… Leer más

hace % días

Delito de blanqueo de capitales

Blanqueo de capitales todos nos parece un delito lejano o abstracto, pero son constantes… Leer más

hace % días

Qué es el delito de falsedad documental

La falsedad documental es una realidad en nuestro tráfico jurídico, traicionando lo que debería ser… Leer más

hace % días

Cómo cancelar o borrar los antecedentes penales

La prescripción es una figura fundamental en Derecho Penal. No obstante, es necesario diferenciar entre… Leer más

hace % días

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies