General

Responsabilidad criminal: en qué consiste y fundamentos

Responsabilidad criminal es el deber jurídico que se impone a un individuo como consecuencia de la comisión de un delito y que lleva a carreadas consecuencias jurídicas. No se debe confundir responsabilidad criminal con responsabilidad penal, si bien ambos conceptos van hacía la misma dirección no son iguales, puesto que la responsabilidad penal puede quedar excluida por la concurrencia de alguna causa de exención de responsabilidad recogidas en el artículo 20 del Código Penal.

Tanto el artículo 1 como el artículo 5 del Código Penal establecen una base de la que partir.  Si un sujeto no realiza ninguna acción ni omisión, no hay delito por el que se le pueda juzgar. Lo mismo sucede cuando no hay una intención de hacer algo (dolo) o negligencia (imprudencia) con respecto a una consecuencia.

Pero, ¿qué es concretamente la responsabilidad criminal?

Como ya se ha mencionado, la responsabilidad penal se articula en la base de la acción y, sobre todo, a posteriori es sentenciada a una condena. Es en el momento de la sentencia donde ambos conceptos empiezan a separarse. Ello porque se debe comprender que la ley establece diferentes responsabilidades, las más conocidas serían tres:

  • Responsabilidad civil. Referida al responsable que, por haber causado un daño, tiene el deber de reparar, restituir o indemnizar el mismo.
  • Responsabilidad penal. Se trataría del ejecutor de un hecho delictivo. Por su conducta antijurídica tendrá que responder ante la justicia, cumpliendo una pena. Ya sea privativa de libertad, de derechos o multa económica.
  • Y responsabilidad criminal que es el concepto que interesa desglosar. En él, se englobarían a todas las personas que han cometido un delito, es decir, que son autores, coautores o cómplices de su comisión. Aunque pareciera que el concepto se basa únicamente en esta definición, hay mucho más.

Diferentes casos de responsabilidad criminal

La responsabilidad criminal tiene en cuenta un amplio abanico de supuestos en los que la responsabilidad penal no interferiría directamente. Por ello, para asegurar una mayor comprensión se describe lo siguiente:

Imagine que va caminando por la calle y, en un momento dado, alguien comienza a agredirle. Usted sabe que no ha provocado esa consecuencia porque, directamente, no ha hecho nada. Aun así, valora mucho su salud e integridad física y se defiende para evitar lesiones graves e incluso la muerte. Tras finalizar la disputa se preocupa por las consecuencias legales, pero ¿qué pasará?

Eximentes completas por causas justificadas

Pues bien, gracias a este ejemplo se puede hacer hincapié a diferentes partes del sistema penal. En primer lugar, a fin de no enjuiciar a quienes no lo merecen, la norma incluye las medidas modificativas de la responsabilidad. En concreto, interesan las causas eximentes de la responsabilidad criminal (Artículo 20 del Código Penal).

Estas últimas permiten evadir la responsabilidad penal de aquellas personas que no actuaron con un ánimo claro de cometer el delito. Es decir, no había intención de infligir la norma. En el caso citado, la persona que es sorprendida por el agresor, se defiende para evitar consecuencias graves sobre su salud. Sin ir más lejos, estaría actuando en legítima defensa y, por tanto, no sería responsable penalmente del ilícito. Claro está, para que esto suceda, el sujeto deberá cumplir con una serie de requisitos.

Medidas de seguridad que extinguen la responsabilidad criminal

Siguiendo con el ejemplo, se descubre que el acusado tiene una grave enfermedad mental. Padece de esquizofrenia paranoide y, por tanto, en el momento del hecho no era consciente de su actuación. Cuando esto sucede el reo tampoco sería responsable penalmente de la conducta antijurídica. Aunque, a diferencia de la víctima, él deberá cumplir una medida de seguridad.

La medida de seguridad no se entiende como una pena, sino como una forma de prevenir un mal futuro. Si el delito por el que se le está juzgando prevé una pena privativa de libertad, el juez puede condenarlo a ser internado.

Por el contrario, en casos de medidas no privativas de libertad, el juez valorará cuáles son las mejores opciones con respecto al caso. Podrá interponer la obligatoriedad de asistir a programas de tratamiento, a estar vigilado o ser inhabilitado. Todo ello, con límites de duración que aseguren los derechos fundamentales de la persona.

Otros casos relevantes

Además de los supuestos expresados en el Artículo 20 del Código Penal como, por ejemplo, los drogadictos severos, hay más.

La causa más importante a destacar sería la de minoría de edad. Un menor de edad no puede ser responsable criminalmente hasta que sobrepase la edad de 18 años. No por ello, sus actos están impunes. Se prevé un procedimiento penal para el mismo, basado en la Ley Orgánica 5/2000, de 12 de enero, reguladora de la responsabilidad penal de los menores.

 

Fundamentos característicos de la responsabilidad

Durante años, una gran variedad de profesionales ha argumentado las causas por las que se cometen delitos. Junto a ello, nuestras normas penales han sufrido modificaciones para ser adaptadas a la creencia del momento.

En un primer momento, se creía que las personas que actuaban antijurídicamente lo hacían de forma libre y consciente. No obstante, dicha idea no duro mucho y fue sustituida por una tesis que negaba que existiera tal libertad. Así fue, como, de forma reiterada, se fue pasando de una a otra idea.

Hoy en día, nuestra doctrina argumenta que los reos de un ilícito lo cometen partiendo de su entera voluntad y comprensión. Es decir, son libres para hacerlo. Aun así, la justicia ha sabido amoldarse con el paso del tiempo. Gracias a ello, se tienen en cuenta a todas esas personas que, por padecer una grave enfermedad mental no saben lo que hacen. Esta puede ser permanente o transitoria por lo que es imprescindible contar con mecanismos para controlar sus acciones.

Sea como fuere, la responsabilidad penal y criminal conviven en la misma terminología, teniendo aspectos muy similares. Aunque pueda resultar, a veces, complicado diferenciarlas, todo gira alrededor de las consecuencias legales. Por ello, en caso de necesitar un abogado para entender un delito, no dude en ponerse en contacto con profesionales cualificados para ello.

Compartir

Entradas recientes

Diferencias entre delito de homicidio y asesinato

Entre el delito de homicidio y el de asesinato existen multitud de diferencias. Para entenderlo… Leer más

hace % días

Atenuantes en un delito por conducción temeraria

Actualmente, no existe un gran repertorio de posibilidades que puedan funcionar como atenuantes en un… Leer más

hace % días

Nueva ley de libertad sexual: la ley del solo si es si

Por primera vez en la historia legal de España se constituye una ley de libertad… Leer más

hace % días

Las funciones de un abogado penalista

Dentro de la abogacía, existen una gran cantidad de ramas legales. El derecho penal es… Leer más

hace % días

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies